El personal que se ocupa de los cuidados de sus seres queridos está formado por profesionales de enfermería y asistentes sociales, con experiencia y vocación por el trato con personas. Todos han pasado un riguroso control de evaluación a través de tests, entrevistas y otros análisis de personalidad y comportamiento.