Cuando sus seres queridos  comiencen a precisar asistencia en cualquier tipo de situaciones de su vida cotidiana: preparar comidas, recordar tomas de medicamentos, pasear… y  nosotros, sus familiares, estemos trabajando, y no podamos atenderles en esos momentos.